La informalidad del trabajo y la rigidez de ciertos sistemas bancarios en América Latina han sido una traba para el desarrollo de las posibilidades financieras. Sin embargo, esas mismas condiciones han dado como resultado un terreno fértil para el crecimiento de las Fintech. 

 

Pero antes, ¿de qué hablamos cuando decimos Fintech?

 

De acuerdo con la definición del Foro Económico Mundial, el término refiere a las empresas que proporcionan o facilitan servicios financieros mediante el uso de la tecnología. En su forma actual, las Fintech son compañías de tecnología que desintermedian las instituciones financieras formales y proporcionan productos y servicios directos a los usuarios finales, a menudo a través de canales en línea y móviles. 

 

En este contexto, la revolución digital de las finanzas está abriendo nuevas oportunidades. Las Fintech están digitalizando los servicios financieros y proporcionando nuevas herramientas que dan acceso a oportunidades a una enorme población históricamente desatendida. 

 

Distintos informes, incluso previos a la pandemia, dan cuenta de las posibilidades de crecimiento del ecosistema Fintech en América Latina. No sólo porque casi el 70% de la población no tiene acceso al sistema bancario, sino también porque se ha extendido de forma abrupta el uso de teléfonos celulares. 

 

Además, las PYMES representan alrededor del 90% de todos los negocios de la región, pero se enfrentan a muchos obstáculos a la hora de conseguir capital para hacer crecer su negocio.

 

México y una oportunidad para aprovechar a las Fintech en el transporte:

 

La industria del transporte mexicano es uno de los sectores profundamente afectados en los últimos años por la informalidad y la falta de financiamiento. Por eso, las Fintech tienen la capacidad de ofrecer distintas herramientas que podrían modificar el paisaje actual. Veamos:

 

1- Optimizar pagos: El pago diferido a 30, o 60 días es el principal problema entre las empresas que contratan servicio de transporte y transportistas. Plataformas como Solvento, sin embargo, proponen facilitar los pagos a los transportistas de forma inmediata después de realizado el trabajo. 

 

2- Automatizar pagos: Actualmente en México los pagos se realizan de forma manual y, por tanto, de forma ineficiente, lo que provoca problemas de flujo de efectivo, además de los retrasos en los cobros ya mencionados. Muchas Fintech actuales están pensando en una plataforma de pagos en donde se automatice el proceso: con integración a SAT, Solvento ofrece la visualización de las facturas por cobrar y la actualización automática del estatus de cada una. 

 

3- Garantizar liquidez: el 85% de los transportistas en el país son los llamados hombres camión, que apenas tienen el medio de transporte y su conocimiento de cómo manejarlo. Esa desintegración de la industria está vinculada con la incapacidad de obtener liquidez de los bancos por parte de operadores -quienes difícilmente puedan ampliar su operación- y de los transportistas -quienes no logran de esta manera escalar su negocio-. Una vez más, las Fintech están avanzando en un terreno abandonado por los bancos debido a la falta de crédito y liquidez al sector. 

 

 

Si quieres saber más sobre las soluciones de Solvento, contacta a uno de nuestros representantes completando el formulario en este link

 

Solvento Instagram-16-1